MOTIVOS

Más que varios motivos, creo que fue uno el nos llevó a crear «solidaridad express»:  la convicción de que la implicación personal de todos es necesaria si realmente queremos cambiar el mundo

     La queja es siempre la misma, y nos persigue. La sensación de pesimismo, la urticaria feroz que nos asalta ante tanta mala noticia, la indignación profunda de saber que ni políticos, ni instituciones, ni grandes empresas, ni movimientos sindicales harán algo distinto a lo habitual, es decir, organizar el mundo para servir en primer lugar a sus intereses.
     Y la gente de bien, cada uno en su papel y circunstancias, sabe que no es mucho lo que se puede hacer a nivel «macro»… Pero el error viene en conformarse con eso y no pasar a la acción, esa acción individual y absolutamente necesaria, único modo de cambiar el mundo sin esperar a que los fuertes lo hagan.


     Claro que empieza a haber honrosas y numerosas excepciones. La crisis también ha traído un factor positivo, pues se han empezado a sumar esfuerzos de ayuda y voluntariado entre la gente sencilla, muchas veces incluso personas con situaciones económicas difíciles, auténticos héroes que nos recuerdan que un pequeño sacrificio en el fondo no cuesta tanto, pero hace mucho bien. Y es necesario. 

        A fin de cuentas, si buscamos realmente algo que se parezca a la ansiada «felicidad», nos daremos cuenta en seguida de que no basta con que a nosotros nos vaya bien, pues en el fondo nos estaremos acordando de tantos y tantos que lo están pasando mal (si tenemos un mínimo de sensibilidad, claro). Y es justo en ese momento cuando hemos de elegir:
         A) Vuelvo a arrojar culpas sobre los poderosos y me pierdo en lamentaciones estériles.
     B) Decido implicarme personalmente sin dejar por ello de prestar atención crítica a todo lo que hacen y deshacen los grandes responsables.

      Además, con un mundo tan conectado por los medios informáticos, las noticias hoy son inmediatas, y no podemos permanecer sordos al lamento continuo que llega desde tantos rincones de la Tierra.



PLATAFORMA «Jardín de Gente»: compromiso 007 DE BRINexpress

     En BRINexpress nos hemos decidido por la segunda opción y hemos querido buscar una fórmula que nos permita ayudar a otros en este precioso Jardín de Gente, un jardín donde los medios materiales nos han sido dados, y sólo hace falta generosidad y voluntad para que todos podamos vivir un poco mejor.

     Para ello, hemos creído acertado buscar periódicamente asociaciones que ya estén implicadas esta ayuda, de modo que nos involucraremos con cada una de ellas durante un tiempo determinado, según el proyecto de que se trate, en algo parecido al obsoleto ideal del 0,7 PIB. 
     Propuesto por Naciones Unidas en 1972, este objetivo  contemplaba una cooperación del 0,7% del PIB de los países desarrollados en favor de las economías más pobres, sin marcar plazos para alcanzarlo, pero sí al menos un compromiso de subir progresivamente la ayuda de cada país hasta llegar a esta cifra, en la medida de las posibilidades. Como dato baste decir que hoy en día, en España, esa cifra es inferior al 0,5%, a pesar de haber transcurrido ya 42 años (nuestro país está mal, es cierto, pero… ¿cuánto se ha despilfarrado desde entonces?).

    Sin embargo, cada uno debe ser realista y ayudar en la medida en que las circunstancias le permitan, y al mismo tiempo hay que comprometerse: toda ayuda implica un sacrificio. En BRINexpress nuestro compromiso será del 0,07%, pues somos una empresa pequeña y nuestro margen comercial lo es aún más (nuestros clientes saben que ofrecemos el mejor producto a un precio inferior al de las estaciones abanderadas y con el máximo servicio). Así, al término del periodo de colaboración entregaremos al destinatario seleccionado el importe económico que resulte de ese 0,07% de nuestras ventas netas de combustible (no incluye IVA). Será nuestro granito de abono para hacer más fértil el Jardín. 


   
CONTAMOS CONTIGO

     Daremos a conocer los distintos proyectos y la evolución de los mismos en cada etapa de colaboración. Haremos llegar información sobre las asociaciones elegidas, sus trabajos y sus beneficiarios, que son los nuestros. Utilizaremos este blog de forma preferencial y tal vez algún otro medio, todo ello para que de tú también formes parte de esto.

    Tu colaboración es necesaria. Tu fidelidad como cliente nos ayuda en esta tarea, pero también nos gustaría que colaborases de alguna otra forma en la que te fuera posible: directamente con la ONG escogida, o simplemente dando a conocer nuestro proyecto solidaridad express (por ejemplo retweeteando nuestras publicaciones en Tweeter o compartiendo nuestros enlaces en Facebook). Esto es tarea de todos, y entre todos lo haremos posible.

     Así que te animamos a seguirnos, y si eres empresario/a, nos encantará que copies esta idea, pues el beneficio es general. Será una experiencia interesante, y sin duda veremos los frutos. Será una forma de «ver y aliviar el dolor de este Jardín de Gente«.

En memoria de Beny «Gypsy», pobre… y libre.


JARDÍN DE GENTE

      El tema «Jardín de gente», del ya fallecido Luis Alberto Spinetta, está recogido en el excelente doble lp «Los socios del desierto», uno de las mejores muestras del rock argentino de final de los 90. Que esta entrada inaugural del blog sirva de pequeño homenaje al querido Flaco.

Con Spinetta, en el primer concierto que ofreció en Madrid. Año 2002


   El tema escogido pone el dedo el la llaga al insistir en nuestra responsabilidad en la ayuda a los demás. No vale echarle la culpa a Dios: Él dotó a este mundo de todo lo necesario pero nos hizo libres, dejando en nuestras manos la forma de repartir los panes y peces que su Providencia nos brinda. Y en el Evangelio, Cristo nos exige la generosidad con el prójimo. Es muy cómodo hacerle responsable de nuestro egoísmo, pero en realidad ahora, nos toca mover ficha…

                                Alguien debió conservar

                                      y cuidar con amor

este jardín de gente… 

eso es lo que nunca será… . 


                                 ¿Cómo harás para ver 
                        y aliviar el dolor en el jardín de gente? 
algún acuerdo en tu alma tendrás… 


                                               Y ya no sé, 

                            si es que amanece o veo el cielo, 

como un gran collage… 


                       Estás ciego al creer que podrás evitar

                                      este jardín de gente… 

con dinero no se inventa el amor, no…


                            Ya te hartaste de frutos y peces 

                               y panes que comes sin suerte… 

y el andén espera por mí… 

¿y que dirás cuando termines el bocado 
de tu propia flor? 


                  Oh, alguien debió conservar y cuidar con amor 

                                     este jardín de gente… 

a Dios nunca se le ocurrirá… 


                                   ¿Cómo harás para ver 

                          y aliviar el dolor en el jardín de gente? 

  algún acuerdo en tu alma tendrás… 


                                             Y ya no sé, 

                           si es que amanece o veo el cielo, 

como un gran collage… 


  …el collage de la depredación humana…


Únete a la conversación

2 comentarios

  1. que linda esa foto con el Flaco… tu remera del unplugged también…

    y de la canción que podemos decir, poesía realista pura…. ya te dije, excelente idea de tomar esta canción como leiv motiv de una obra de bien, te felicito… los felicito…

  2. JAJAJA!!! Mi primer seguidor en este blog!!!! Excelente que pases por aquí primo. Te gustó la foto eh?? Fue un encuentro especial, ya lo contaré más adelante. Y la canción… de las más grandes del Flaco. Gracias por comentar!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *